A Christ-centered, Bible-based, and Family-oriented church committed to God, each other, and our community.

Day 34 of 40 Days of Prayer – November 19, 2021

Day 34         November 19, 2021        Dee Ballantine

Where you go I will go”  (Ruth 1:16)

I never read those words in Ruth 1:16 without thinking of my personal “Naomi”. I don’t recall ever seeing my parents reading the Bible or making any mention of it growing up or in my adult years. We attended church on Easter Sunday, Midnight Mass on Christmas Eve, (always Lutheran), or were occasionally dropped off for Sunday school at Methodist or Lutheran congregations. I married very young, and that is when I came to know the strong Christian woman who became my “Naomi”. She was my loving, faithful, mother-in-law who literally took me by my hand, and introduced me to my Lord and Savior Jesus Christ by walking me through the Bible and teaching me God’s plan of salvation, which ultimately led to my baptism. Nanny, as she was named, was such a great influence on my spiritual life, and also on my two children, both being raised in the Church and being baptized into Christ. This beautiful Christian woman’s spiritual influence has now been passed down to three generations, as my granddaughter, who was raised by strong Christian parents, was baptized into Christ seven years ago and continues to be an incredible ambassador for God to all she meets.

Dear God, thank you for all the “Naomis” in this world who are teaching others about You and Your plan of salvation for us all. In Jesus name, Amen

Día 34 19 de noviembre de 2021        Dee Ballantine

A donde vayas yo iré” (Rut 1:16)

Nunca leí esas palabras en Rut 1:16 sin pensar en mi “Noemí” personal. No recuerdo haber visto a mis padres leyendo la Biblia o haciendo ninguna mención de ella mientras crecía o en mi edad adulta. Asistíamos a la iglesia el Domingo de Pascua, a la Misa de Medianoche en la víspera de Navidad (siempre luterana), o ocasionalmente nos dejaban en la escuela dominical en congregaciones metodistas o luteranas. Me casé muy joven, y fue entonces cuando conocí a la fuerte mujer cristiana que se convirtió en mi “Noemí”. Ella fue mi amorosa, fiel y suegra que literalmente me tomó de la mano y me presentó a mi Señor y Salvador Jesucristo guiándome a través de la Biblia y enseñándome el plan de salvación de Dios, que finalmente me llevó a mi bautismo. La niñera, como fue nombrada, fue una gran influencia en mi vida espiritual, y también en mis dos hijos, ambos criados en la Iglesia y bautizados en Cristo. La influencia espiritual de esta hermosa mujer cristiana ahora se ha transmitido a tres generaciones, ya que mi nieta, que fue criada por fuertes padres cristianos, fue bautizada en Cristo hace siete años y continúa siendo una increíble embajadora de Dios para todos los que conoce.

Querido Dios, gracias por todas las “Naomis” en este mundo que están enseñando a otros acerca de Ti y Tu plan de salvación para todos nosotros. En el nombre de Jesús, Amén

Share This