A Christ-centered, Bible-based, and Family-oriented church committed to God, each other, and our community.

Day 39 of 40 Days of Prayer – Wednesday, November 25, 2020

Today’s article is shared by Donald Williams…

Heart of a Servant

“and let us not grow weary while doing good, for in due season we shall reap if we do not lose heart.  Therefore, as we have opportunity, let us do good to all, especially to those who are of the household of faith.” (Galatians 6:9-10  NKJ)

During and after my surgeries a couple of years ago, there was one person I could count on to assist whenever I needed anything.  Now that I’m doing better, there are things I am not able to do well, but I can still call Herbert Henson and tell him something needs repairing, and he comes to my aid.  No matter if it is fixing a door, changing lights, tightening the breaks on my wheelchair and walker, or programming the garage door opener.  I know he will come to my house to get the job done. I have learned him well enough to know that he also helps other people.  When someone asks him for help or even says they have a job that needs to be done, he volunteers his services even if it takes him to another state. My brother has the heart of a servant and serves God by serving others.  I know he doesn’t want to be praised and won’t like that I brag on him, but he is a person I think of when I think of where I have seen Jesus.

Our Father, thank you so much for Christians who have the heart of a servant and will come to the aid of others who need assistance.  Please bless my brother and others like him.  In Jesus name, Amen.

______________________________________________________

El artículo de hoy es compartido por Donald Williams…

Corazón de un siervo

“y no nos cansemos mientras hacemos el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no perdemos el corazón.  Por lo tanto, al tener la oportunidad, hagamos el bien a todos, especialmente a los que son de la casa de la fe”. (Gálatas 6:9-10 NKJ)

Durante y después de mis cirugías hace un par de años, había una persona con la que podía contar para ayudar cuando necesitaba algo.  Ahora que estoy mejor, hay cosas que no puedo hacer bien, pero todavía puedo llamar a Herbert Henson y decirle que algo necesita reparación, y viene en mi ayuda.  No importa si es arreglar una puerta, cambiar de luz, apretar los descansos en mi silla de ruedas y andador, o programar el abridor de la puerta del garaje.  Sé que vendrá a mi casa a hacer el trabajo. Lo he aprendido lo suficientemente bien como para saber que también ayuda a otras personas.  Cuando alguien le pide ayuda o incluso dice que tiene un trabajo que debe hacerse, ofrece sus servicios como voluntario, incluso si lo lleva a otro estado. Mi hermano tiene el corazón de un siervo y sirve a Dios sirviendo a los demás.  Sé que no quiere ser alabado y no le gustará que alardee de él, pero él es una persona que pienso cuando pienso en donde he visto a Jesús.

Padre nuestro, muchas gracias por los cristianos que tienen el corazón de un siervo y vendrán en ayuda de otros que necesitan ayuda.  Por favor, bendice a mi hermano y a otros como él.  En el nombre de Jesús, Amén.

 

 

 

Share This