A Christ-centered, Bible-based, and Family-oriented church committed to God, each other, and our community.

Day 8 of 40 Days of Prayer October 23, 2022

“And GOD will wipe away every tear from their eyes; there shall be no more death, nor sorrow, nor crying.  There shall be no more pain, for the former things have passed away.”  (Revelation21:4)

Jane Blackwood

There are many types of pain: emotional, mental, physical.  Common to all because we are alive.  As circumstances in our lives run contrary to our expectations or needs, we experience pain.  As we contemplate the world and how far it is from GOD’s plan for us, we experience pain.  As our loved ones pass from this world to the next, we experience pain.  And as our bodies fail us, one way or another, we may have to deal with, or even learn to live with, pain.

Though pain is always unpleasant, it can also be a reminder that it can be a BLESSING as we reach out to others who may share our situation.  Or pain may remind us that others are suffering or dealing with pain much more severe than ours…and we can be an encouragement to them.  Pain can be a BLESSING by pushing us to our knees more often and causing us to re-evaluate our priorities and efforts.  Perhaps pain can encourage us to make some changes in our life to make us look more like CHRIST.  And pain can remind us of our Scripture that when this life is over, there will be no more pain of any kind.  Praise GOD!

LORD, help us to always look to you for relief  for our pain, whether physical or spiritual, and  to look for ways to make life better  for others who may be suffering.  YOU knew pain that we will never know and YOU understand us and love us.  Thank YOU.    In CHRIST’s name, Amen.

 

“Y DIOS enjugará toda lágrima de sus ojos; no habrá más muerte, ni dolor, ni llanto. No habrá más dolor, porque las cosas anteriores han pasado”. (Apocalipsis 21:4)

Jane Blackwood

Hay muchos tipos de dolor: emocional, mental, físico. Común a todos porque estamos vivos. A medida que las circunstancias de nuestra vida van en contra de nuestras expectativas o necesidades, experimentamos dolor. Mientras contemplamos el mundo y lo lejos que está del plan de DIOS para nosotros, experimentamos dolor. A medida que nuestros seres queridos pasan de este mundo al otro, experimentamos dolor. Y a medida que nuestros cuerpos nos fallan, de una forma u otra, es posible que tengamos que lidiar con el dolor o incluso aprender a vivir con él.

Aunque el dolor siempre es desagradable, también puede ser un recordatorio de que puede ser una BENDICIÓN cuando nos acercamos a otras personas que pueden compartir nuestra situación. O el dolor puede recordarnos que otros están sufriendo o lidiando con un dolor mucho más severo que el nuestro… y podemos ser un estímulo para ellos. El dolor puede ser una BENDICIÓN al ponernos de rodillas con más frecuencia y hacer que reevaluemos nuestras prioridades y esfuerzos. Tal vez el dolor pueda animarnos a hacer algunos cambios en nuestra vida para que nos parezcamos más a CRISTO. Y el dolor puede recordarnos de nuestra Escritura que cuando esta vida termine, no habrá más dolor de ningún tipo. ¡Alabado sea el Señor!

SEÑOR, ayúdanos a buscar siempre en ti el alivio de nuestro dolor, ya sea físico o espiritual, y a buscar formas de mejorar la vida de otros que puedan estar sufriendo. TÚ conociste el dolor que nosotros nunca conoceremos y TÚ nos comprendes y nos amas. Gracias. En el nombre de CRISTO, Amén.

Share This