A Christ-centered, Bible-based, and Family-oriented church committed to God, each other, and our community.

Day19 of 40 Days of Prayer – November 4, 2021

 Day 19            November 4, 2021              Jane Blackwood

Her children rise up and bless her; Her husband also, and he praises her, saying: Many daughters have done nobly, But you excel them all. Charm is deceitful and beauty is vain, But a woman who fears the Lord, she shall be praised.  Give her the [b]product of her hands, And let her works praise her in the gates.”  (Proverbs 31:28-31

 

GENERATION TO GENERATION…MOTHERS Much is written about mothers:  their care and provision for their children.  Nothing could be more important than a mother’s spiritual influence on her children.  My mother grew up in an extremely dysfunctional family, devoid of any religious instruction with the exception that “the church of CHRIST is just a bunch of Cambellites.” She carried this belief until she was 27 and living in Alabama for 6 months. My dad had to go to Japan for 6 months (Army) before we could join him.  For those 6 months we lived near an aunt and uncle, where he served as an elder in the church.  My mother wanted to prove to him that the church was—whatever her mother had told her it was—bad, wrong, whatever.  Studying with my uncle, Mother was converted before we left for Japan.  She raised 3 children in the church.  Daddy was baptized when he was 65.

Mothers are priceless.

Día 19                4 de noviembre de 2021                   Jane Blackwood

Sus hijos se levantan y la bendicen; Su esposo también, y él la elogia, diciendo: Muchas hijas lo han hecho con nobleza, pero las superas a todas. El encanto es engañoso y la belleza es vana, pero una mujer que teme al Señor, será alabada.  Dale el producto de sus manos, y deja que sus obras la alaben en las puertas”.  (Proverbios 31:28-31

GENERACIÓN A GENERACIÓN… MADRES Mucho se ha escrito sobre las madres: su cuidado y provisión para sus hijos.  Nada podría ser más importante que la influencia espiritual de una madre en sus hijos.  Mi madre creció en una familia extremadamente disfuncional, desprovista de cualquier instrucción religiosa con la excepción de que “la iglesia de Cristo es sólo un montón de cambelitas”. Ella llevó esta creencia hasta que tenía 27 años y vivió en Alabama durante 6 meses. Mi padre tuvo que ir a Japón durante 6 meses (Ejército) antes de que pudiéramos unirnos a él.  Durante esos 6 meses vivimos cerca de una tía y un tío, donde sirvió como anciano en la iglesia.  Mi madre quería demostrarle que la iglesia era— lo que su madre le había dicho que era— si no, equivocada, lo que fuera.  Estudiando con mi tío, mi madre se convirtió antes de irnos a Japón.  Crió a 3 hijos en la iglesia.  Papá fue bautizado cuando tenía 65 años.

Las madres no tienen precio.

Share This